Ponga un plato en su azotea (y VI)

Ya tocaba terminar con este tema. Ya solo queda dónde colocar la parabólica, porque dónde colocar el receptor queda de puertas adentro.

Es frecuente ver alguna parabólica situada al lado de una ventana o de un balcón en plena fachada, siempre cerca de la zona de la televisión. Pues antes que hacer eso hay que pensar en las ordenanzas urbanísticas de cada población, ya que ante la proliferación de este tipo de instalaciones en los años 90 del siglo pasado algunas ciudades quedaron plagadas de este tipo de artilugios en las fachadas. Aquí van unos casos en Madrid, Logroño, Vitoria y Figueres, y si buscáis en vuestra población veréis que seguramente existe una norma parecida.

satfachada

Entonces, si la parabólica no se puede poner en la fachada (con el ahorro de cable coaxial que ello comporta), ¿dónde se puede poner? La solución es bien sencilla: en los tejados y/o azoteas de nuestra casa o comunidad de vecinos. En una casa individual no hay problema (no debería haberlos), pero ¿en una comunidad de vecinos se puede instalar en una azotea?

Esto está en el Real Decreto 1/98 que regula las instalaciones de ‘infraestructuras comunes en los edificios para el acceso a los servicios de telecomunicación’. Todo edificio debe de asegurar la recepción a todos sus vecinos de toda la oferta mediática existente (radio y televisión), incluyendo la instalación de una parabólica comunitaria para, al menos, recibir una plataforma de pago.

Si uno de los vecinos quiere recibir alguna cosa más de lo que la comunidad dispone (normalmente la instalación de las dichosas parabólicas), ha de comunicar por escrito al presidente o gestor de turno del edificio la intención de realizar una instalación para recibir la oferta que no se recibe por la infraestructura común. El presidente o gestor tiene 15 días para dar una respuesta al vecino de que se realizará en el plazo máximo de 3 meses una instalación colectiva para que toda la comunidad pueda recibir la señal en cuestión. Si no hay respuesta en ese plazo o si no se tiene pensado hacer una instalación colectiva el vecino tiene derecho a realizar una instalación individual (abierta a cualquier otro vecino que lo quiera) en la azotea o zona común y siempre a cargo de quien ha realizado la petición.

¡OJO! ¡SE REPITE POR SI ALGUIEN NO LO HA ENTENDIDO! La instalación individual tiene que estar abierta a cualquier otro vecino que lo solicite. Esto quiere decir que si existe una antena parabólica individual dirigida a la posición Astra 1 y otro vecino quiere ponerse otra para recibir la misma posición el presidente o gestor se puede negar a esta segunda instalación instando a un acuerdo con el propietario de la otra parabólica. Así se evita la saturación de parabólicas en las zonas comunes y que pueden provocar algún que otro problema.

Y aquí se acaba el tema, esperando que todo haya quedado claro en este mundo de la recepción satelital. Y si no ha quedado claro, os los volvéis a leer.

Comparte esta entrada en ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *