Radio por streaming, ¿la radio digital del futuro? (I)

¿Vas en el coche y la emisora que escuchas se desvanece o bien deja de sintonizarse? Eso es lo más normal. Pero desde hace un tiempo se intenta instaurar un nuevo método de escucha: mediante la red de telefonía móvil. ¿Disparatado? Ahora puede que sí, pero la idea no es descabellada ya que lo que se quiere utilizar es la capacidad de estas redes en su cobertura de datos para escuchar emisoras que emiten por internet.

Pero vayamos por partes. Emitir por internet tiene un nombre: streaming. Como se ha dicho anteriormente lo que se trata es recibir este streaming en nuestro dispositivo móvil mediante su conexión de datos. Cobertura móvil 3G o 4G tenemos en gran parte del país, con lo que escuchar nuestra emisora preferida solo tiene un gran impedimento: que tenga streaming en internet.

¿Sólo se necesita eso? ¿Que emita por internet? Eso es lo principal, aunque no es el gran problema. El otro gran impedimento que nos podemos encontrar es la cobertura móvil, que seguramente en nuestro trayecto no es del todo estable o al menos que la podamos recibir con el mínimo de ancho de banda para escuchar la emisora que estemos escuchando.

Pues entonces, mirando desde ese punto de vista, la idea no es tan buena como nos la quieren hacer ver. La respuesta a semejante expresión es que para algunas emisoras puede ser un problema, pero para otras no. ¿Y qué tiene que ver que con algunas emisoras se obtengan problemas y con otras no? El problema es el ancho de banda, el espacio digital, que ocupe la radio por internet.

A estas alturas de la historia se sigue utilizando el códec MP3, el clásico que se utiliza para escuchar música. Una escucha minimamente buena en estéreo con MP3 necesita unos 128 kbps (kilobits por segundo). Descender de esta calidad significa menguar la calidad del sonido a uno más metálico y poco agradable para la escucha (sobretodo si hay contenido musical), asemejándolo al de una emisora de onda media … para aquellos que sepan qué es la onda media.

Teniendo en cuenta que el 3G, en su modalidad HSDPA+, nos puede llegar a dar hasta 21,6 Mbps (Megabits por segundo) y el 4G hasta 150 Mbps, podemos decir categóricamente que esos 128 kbps pueden recibirse sin problemas … siempre y cuando tengamos buena cobertura, ya que si esta cae drásticamente esos anchos de banda pueden quedarse en unos pírricos 90 kbps en el mejor de los casos. ¿En 90 kbps entran 128 kbps? Mejor verlo de esta manera: ¿en una caja de cinco manzanas pueden caber ocho manzanas? Pues no.

En la próxima entrada se verá cómo se soluciona este problema.

Comparte esta entrada en ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *