¿Tener un antivirus es seguro?

Todos tenemos miedo de que nos entre en nuestro ordenador uno de esos programitas chungos que nos pueden fastidiar toda la información que tenemos en el disco duro … o que nos estén espiando sin que nosotros lo sepamos y nos conozcan mejor que nosotros mismos. Para eso existe un remedio infalible: un antivirus, que si es de pago cubre más cosas que uno gratuito. Pero aún teniéndolo, ¿estamos asegurados contra el peligro? Respuesta corta: NO.

No es para difundir la voz de alarma, es una cosa de sentido común que asemejaremos a nuestra vida cotidiana … o a lo mejor no tan cotidiana. Pensad en que estamos sanos, sin ninguna problema de salud que nos atormente, pero de repente, y sin que lo sepamos, aparece una enfermedad que no tiene cura en un principio. De ella aún no tenemos constancia. Existe y está en cualquier parte, con lo cual podemos contraerla sin que tengamos idea de cómo ha sucedido, e incluso de mostrar síntomas mucho tiempo después de ser sus portadores. Cuando se supiera de esa enfermedad se abriría una investigación médica para poder encontrar un medicamento para curarlo, y eso necesita su tiempo.

Pues aquí radica la infalibilidad del antivirus: tendremos su vacuna tiempo después de que la enfermedad esté actuando. Es por eso que, aún teniendo un programa antivirus actualizado, se vigile mucho lo que se recibe por el correo electrónico (eliminando a la más mínima cualquier correo que levante sospechas) y no navegar o descargar archivos de dudosa procedencia, y en estos últimos entran esas series y/o películas que salen gratis por internet.

Entonces, ¿para qué se tiene un antivirus? Pues lo mismo que nos vacunamos: para salvarnos de las enfermedades existentes, que haberlas hailas.

Comparte esta entrada en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *