Fracasos de la historia: Quiero TV, la plataforma de pago que tenía que liderar la TDT (I)

A finales de la primera legislatura de José María Aznar se concedieron varias licencias de radio y televisión digital, casi al mismo tiempo que en el Reino Unido y con la misma filosofía: ser los primeros países en adoptar estas tecnologías. Si la radio digital ha seguido diferentes caminos (en el Reino Unido fue y es actualmente una fuerte alternativa a la radio analógica, mientras que en España es un producto muy residual), la televisión digital acabó del mismo modo. ¿Por qué? Básicamente porque la gran mayoría de canales que se iban a poner en funcionamiento pertenecerían a una plataforma de pago, teniendo una pequeña parte de canales en abierto que serían los mismos existentes en formato analógico. Es España se decidió aportar dos canales más en abierto que se concedieron a Unidad Editorial y a Vocento que serían Veo TV y Net TV.

Los 5 canales analógicos existentes (La Primera, La 2, Antena 3, Telecinco y Canal +) se podrían encontrar en un solo múltiplex digital cuya frecuencia cambiaría en cada provincia (y que acabarían utilizando los canales autonómicos años más tarde). Net TV y Veo TV compartirían espacio en uno de los múltiplex, concretamente el ubicado en el canal 66 de la banda UHF, que se concederían a la plataforma de pago que también utilizaría los canales 67, 68 y 69 de la UHF.

La concesión de la plataforma se dio a la empresa Onda Digital SA, un conglomerado formado por Retevisión (encargada de transportar la señal de televisión en España, con un 49 %), Mediapark (productora catalana con un 15 %), Grupo Planeta (15 %), Carlton Communications (7,5 %), Invercatalunya Cable (3,5 %), Caixanova (2,5 %), Caja de Ahorros del Mediterráneo (2,5 %), Caja de Ahorros de Navarra (1,5 %), Euskaltel (1,5 %), Kutxa (1 %) y BBK (1 %). ¿Muchas empresas? Pues sí, y que se os quede en la cabeza.

La plataforma comenzó sus emisiones el 15 de noviembre de 1999 con el nombre de Onda Digital, aunque su nombre comercial se cambió el 5 de mayo de 2000 a Quiero TV. Los canales que la componían eran los siguientes: Paramount Comedy, AXN, Calle 13, Factoría de Ficción (no el actual que emite en TDT), Nickelodeon, TCM, Cartoon Network, Gran Vía 1, Gran Vía 2 (estos dos canales pertenecientes a la otra plataforma de pago por satélite Vía Digital), Beca, GeoPlaneta, Planeta Júnior, E-Music, Canal Palomitas, Studio Universal, Canal Star, Club Super3, Showtime Extreme, Buzz y Cinematk, además de Canal Gran Hermano y canales dedicados al pago por visión de películas y partidos de la liga de primera división. El añadido que tenía era que se podía acceder a internet a través del receptor y gracias a un teclado inalámbrico que también se suministraba al “módico” precio de 4.950 pesetas (29,75 €). Y además, por imperativo legal, debía de ofrecer 36 horas semanales en abierto (para el despistado, 36 horas que podían ver todas aquellas personas que pudieran tener un receptor cualquiera de TDT).

Y hablando de precios, ¿a cuánto se vendían? 3.750 pesetas (22,54 €) era la cuota mensual, a las que había que añadir otras 1.000 pesetas (6 €) mensuales por el alquiler del descodificador. La cuota de alta era de 9.950 pesetas (59,80 €).

Este era el anuncio con el que se promocionaba en televisión:

Por hoy ya está bien para ser la introducción. En la próxima entrada, los inconvenientes.

Comparte esta entrada en ...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *